El concepto jurídico "volumen elevado" de la música en los vehículos, tipificado como infracción, vulnera el principio de legalidad.

Numerosas ordenanzas municipales tipifican como infracción el funcionamiento de equipos de música en los vehículos con un "volumen elevado" o "volumen demasiado elevado" sin especificar el límite de decibelios que no puede sobrepasarse. Este es el caso de la Ordenanza municipal de Protección contra la Contaminación Acústica del Ayuntamiento de Valencia, en cuyo artículo 65.2 p) incluía, dentro de las infracciones graves, el funcionamiento del equipo de música de los vehículos con volumen elevado y las ventanas, puertas o maleteros abiertos. El TSJ de la Comunidad Valenciana ha declarado nulo dicho artículo.

En base al artículo 65.2 p) de la Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica, el Ayuntamiento impuso una sanción de 2.400 euros a un conductor por el uso del equipo de música del vehículo a gran volumen, con puertas y maletero abiertos, trascendiendo el ruido al exterior. Recurrida la sanción, el juzgado estableció que el artículo 65.2 p) de la Ordenanza era nulo por el principio de legalidad sancionadora, al contener un elemento no objetivo, sino de apreciación puramente subjetiva, cual era el funcionamiento del equipo de música con "volumen elevado".

El Ayuntamiento acudió al Tribunal Superior de Justicia aduciendo que el art. 65.2.p) de la Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica se ajustaba plenamente al principio de legalidad y no vulneraba el principio de seguridad jurídica, pero éste, en su sentencia de 30 de junio de 2017 (núm. Rec. 614/2013) (LA LEY 135311/2017), no solo desestimó el recurso de apelación, sino que declaró nulo el citado artículo entendiendo que el concepto jurídico indeterminado "volumen elevado" que contiene el tipo infractor contemplado en el art. 65.2.p) de la ordenanza municipal no respeta el principio de legalidad en materia sancionadora, dada la ausencia de rigor e imprecisión de la tipificación del ilícito previsto. El artículo en cuestión, configurado con esa formulación tan imprecisa e indefinida, hacía depender la infracción de la libre decisión del intérprete y aplicador de la norma. En relación con los equipos de música de los vehículos, la Ordenanza no especifica un límite de decibelios al nivel de ruido permitido, lo que impide a los ciudadanos conocer a priori el ámbito de lo proscrito por la ordenanza y poder prever las consecuencias de sus acciones.

Con ello se desmarca del criterio que la propia Sala del TSJ de la Comunidad Valenciana siguió en la sentencia de 31 de mayo de 2017 (núm. Rec. 34/2013) (LA LEY 135394/2017), en la que, revocando la dictada en la instancia, confirmó la resolución municipal que impuso al actor una sanción de multa de 2.400 euros por infracción de la Ordenanza del Ayuntamiento de Valencia de Protección contra la Contaminación Acústica.

El TSJ de la Comunidad Valenciana establece que la sentencia no es firme y que contra ella cabe recurso de casación ante la Sala Tercera del Tribunal Supremo o, en su caso, ante la Sala de lo Contencioso-administrativo del TSJ de la Comunidad Valenciana, pero una vez sea firme, se abrirá la puerta a posibles reclamaciones por las sanciones impuestas anteriormente en base al artículo declarado nulo.

Discutía por ruidos molestos: mató a una vecina e hirió de gravedad a su pareja

Discutía por ruidos molestos: mató a una vecina e hirió de gravedad a su pareja

Un hombre discutió con vecinos por ruidos molestos y terminó asesinando a una mujer. Sucedió en Parque Avellaneda. El agresor fue detenido por la policiía.
 
Lunes 13 de noviembre de 2017

 

Patricia Alejandra Juan, de 41 años de edad, fue asesinada de un disparo que recibió en el pecho y su pareja fue herida de gravedad en el abdomen luego de ser atacados durante una fuerte discusión con un vecino, con el que problemas de convivencia desde hace un tiempo.

Sucedió en el barrio de Parque Avellaneda, sobre la calle Portela 1337, donde hay una empresa de transporte de camiones. Esos vehículos fueron el motivo desencadenante de una serie de discusiones que se dieron por lo menos durante diez años y el viernes terminaron en drama, con un asesinato.

Cerca de las 22 hs., Héctor Roberto Porchietto, de 54 años y pareja de Patricia Juan, discutió fuertemente con Clemente Omodeo, un hombre de 74 años de edad que vive frente a la empresa de transporte.

Según dijeron fuentes de la investigación, Clemente Omodeo sacó un revolver Doberman calibre 22, disparó e hirió a Porchietto en el abdomen. Luego, tras escuchar los gritos de su novio, la mujer salió para ver qué suced´ñia en la calle y el agresor le disparó en el pecho. Patricia Juan murió a los pocos minutos, mientras que su pareja fue trasladada al Hospital Piñero, en Flores, donde quedó en observación con graves heridas.

Patricia Juan era oriunda de San Pedro, a 170 kilómetros al norte de la Capital. La pareja estaba por viajar a esa ciudad cuando sus planes fueron interrumpidos por la discusión.

"Patricia y su pareja tienen una empresa de camiones y la molestia del hombre era que entraban y salían, hacían ruido, pero tienen todo autorizado para poder trabajar en el lugar", dijo Oscar Basualdo, un amigo de la familia de la víctima.

Si bien Basualdo contó que el agresor minutos antes había llamado a la Policía para denunciar que lo estaban "molestando" (no era la primera vez que recurría al 911 para quejarse), él consideró que, en realidad, tenía todo planeado.

 

Más artículos...